LA IRA DESTRUTYE

La ira destruye nuestra vida. Produce secuelas imborrables, que desatan tristeza y culpabilidad en nuestro corazón, y heridas entre quienes nos rodean.

Todos los seres humanos podemos cambiar. No importa que nuestras reacciones se caractericen por la irascibilidad.

¡Sí es posible controlarnos! Si le parece difícil, recuerde siempre que con ayuda del Señor Jesucristo traemos modificaciones a nuestra forma de pensar y de actuar. Con Su ayuda ¡Nada resulta imposible! (Cf. Filipenses 4:13)


Leer Todo: http://bit.ly/Laira_

No hay comentarios:

Seguidores