SIGA REGANDO LA SEMILLA DE DIOS

Así como la semilla en la tierra necesita agua y luz para crecer, así mismo como creyentes, necesitamos el agua de la Palabra de Dios.

Mientras más entendamos que Dios ha depositado todo lo que necesitamos dentro de nosotros, menos tendremos que esforzarnos y fatigarnos para tratar de recibir algo de Él. En vez de eso, podemos comenzar simplemente a creer en Él para desarrollar y soltar en nosotros aquello que necesitemos.

Si usted y yo queremos ver que el fruto de la naturaleza de Dios su vuelva una realidad en nuestras vidas, entonces necesitamos alimentar la semilla divina que El ha plantado en nosotros.

Así que siga regando la semilla de Dios con la Palabra. Continúe avanzando por el proceso de crecimiento, cediéndose a Dios mientras Él trata con usted y rehusarse a rendirse. No piense ni diga que usted necesita cosas como amor y paciencia. En vez de esto, diga, “yo tengo amor y paciencia. Ambos están en mí y yo voy a cooperar con el Espíritu Santo y voy a creer en la Palabra hasta que sean una realidad en mi vida”.

Leer Todo: http://bit.ly/Todoloquenecesitas

No hay comentarios:

Seguidores