NO SE TRATA DE AGUANTAR LA TORMENTA SINO CALMARLA

Todos, creyentes o no, afrontamos dificultades y crisis. Todos somos vulnerables a la enfermedad, desempleo y tribulación pero tener la fe puesta en el Señor y demostrarlo, hace la diferencia.

No se trata de aguantar la tormenta sino de calmarla, encadenando nuestra vida a la Palabra con el eslabón de la fe.

Jesucristo es el autor y consumador de la fe, quien multiplicó los panes, sanó enfermos y resucitó muertos. Él es aquel de la barca, el que murió en la cruz y se levantó de entre los muertos. Él toca a tu puerta y Su Reino entrará a tu casa si le abres.

Leer Todo: http://bit.ly/Comocrecer

No hay comentarios:

Seguidores