JESÚS YA PAGÓ EL PRECIO

Puede ser que pienses que tu vida ha sido demasiado mala como para que Dios se fije en ti y te restaure, pero debes ser consciente en que vales la sangre de Jesucristo. No hay nada que hayas hecho lo suficiente malo, como para que Dios te ame menos. Ninguna condenación hay, Jesús ya pagó el precio.

Él es el que quiebra nuestras ataduras y nos abre el camino a la libertad. Es el “amigo más unido que un hermano” (Proverbios 18:24). No es cualquier Vencedor. Él es su Vencedor.

“Dios no va a dejar a nadie de lado”. Cuando Él reúne a su Iglesia, no hay ninguna condición de pecado o color de piel que esté fuera de su alcance. Dios no va a dejarlo afuera.

Leer Todo: http://bit.ly/Elvencedor  

No hay comentarios:

Seguidores