EL ÚNICO QUE PUEDE DETENER UN TRIUNFO ES UNO MISMO

Las promesas son para todos, son universales, lo que pasa es que no todos se quieren tomar de esas promesas. No todos los que viven en el reino de Dios creen las promesas.

Si queremos recibir el cumplimiento de las promesas de Dios, tenemos que movernos, tenemos que hacer algo. Las promesas no caen del cielo y se terminó todo, a partir de ahí, hay que empezar a hacer algo.

Dios nos creó para ser prosperados, para tener triunfos. Para triunfar y no para perder.
El único que puede detener un triunfo es uno mismo.

Hay un futuro de gloria y de bendición delante nuestro. El desiertoquedóo atrás. Hay que mirar todo lo que viene. Hay que mirar que Dios quiere que triunfemos y ganemos siempre.

Hay un llamado de parte de Dios. Este llamado es a conquistar, a vencer, a alcanzar la prosperidad y a tener victoria tras victoria.

Leer Todo: http://bit.ly/Alcanzarlaspromesasdedios

No hay comentarios:

Seguidores