ADOREMOS al SEÑOR

Cuando tu comienzas a adorar a Dios, en ese momento se comienza a liberar una unción que sube y va delante de Dios.

Cuando levantas a Dios alabanza no es porque a veces no tengas ganas de hacerlo, sino porque cuando hago recibo grandes bendiciones. Mi actitud debe de ser, yo alabo a Dios tenga o no tenga ganas de hacerlo, ese es el sacrificio. Yo no debo de alabar a Dios, en base a mis sentimientos, si no por el hecho de que él es Dios, y digno de ser alabado.

Leer Todo: http://bit.ly/Elpoderdelaadoracion

No hay comentarios:

Seguidores