DIOS nos VE PERFECTOS

El perfeccionismo será nuestro mayor problema hasta tanto reconozcamos que tal perfección se logra cuando caminamos de la mano de Dios.

Sólo en la medida en que reconocemos que los errores están siempre ahí, y que en nuestras fuerzas no podemos superarlas sino bajo la fortaleza de Dios, logramos avanzar en el proceso de crecimiento personal y espiritual.

Pecar es una opción que siempre estará a la puerta, pero la decisión de pecar o no, siempre será nuestra. Nadie toma una determinación de llevarnos a pecar, somos usted y yo quienes nos inclinamos hacia uno u otro extremo.

Cambiar y crecer es un proceso que nos permite siempre dar nuevos pasos, tomados de la mano de Dios. Él sabe de nuestras luchas y está dispuesto a colaborarnos para que superemos los obstáculos que emergen al paso. Recuerde que la vida cristiana no es una telenovela, por el contrario, está signada por retos. Vencemos en la medida que marchamos con el poder de Dios.

Aun cuando fallemos, Dios nos ve perfectos. No desde una perspectiva como la nuestra que no concibe un yerro. No. Él conoce nuestro corazón, sabe lo que nos duele cometer errores, y en ese proceso de superar los traspiés, quiere ayudarnos.

Leer Todo: http://bit.ly/Siendoperfeccionados

No hay comentarios:

Seguidores