DESÁTATE DE LAS QUEJAS

Todos somos algo impacientes, queremos todo ¡yá! Y la impaciencia es uno de los más grandes devoradores de sueños, cuando mostramos la falta de tolerancia para la espera, es como decirle a Dios no confío en tu tiempo para hacer las cosas, yo lo hago más rápido.

¿Hasta cuando vamos a patear puertas?, ¿hasta cuando vamos a seguir llorando por aquellas puertas que no se abren? Pareciera que no pasa nada, pero tenemos que empezar a confiar que la llave vendrá a nosotros, ó que tal vez la tengamos en nuestras propias manos y no la alcanzamos a ver justamente por nuestra IMPACIENCIA, que nos juega una mala pasada y nos lleva a perder la fe, entonces estamos convencidos que no se abre nunca más y nos frustró para todo el día, o para toda la vida que es peor.

Tenemos que entender que a veces está cerrada porque es un: no todavía ó espera, ya llega, y no es un no rotundo, porque Dios siempre tiene un plan mejor.

“DESÁTATE DE LAS QUEJAS Y VERAS LA SATISFACCIÓN DE NO SER UNA PERSONA QUEJOSA”.

Ya no mires lo negativo del día. Si estás desilusionado por algo suéltalo, cierra la puerta del ayer y concéntrate en el hoy y en los grandes logros del futuro que son las promesas de nuestro Padre.


Leer Todo: http://bit.ly/Quediaseñor

No hay comentarios:

Seguidores