Pasando por el Desierto del Duelo


Lectura Éxodo 32: 1-6:  Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. 2 Y Aarón les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos. 3 Entonces todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas, y los trajeron a Aarón; 4 y él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. 5 Y viendo esto Aarón, edificó un altar delante del becerro; y pregonó Aarón, y dijo: Mañana será fiesta para Jehová. 6 Y al día siguiente madrugaron, y ofrecieron holocaustos, y presentaron ofrendas de paz; y se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a regocijarse”


Al hablar de “Desierto” debemos saber que existen distintos tipos de desierto, tales como los de rocas, los de arena, etc. El hecho de que sean desiertos no quiere decir que no exista vida en ellos, todo lo contrario, hay vida que se adapta de las condiciones del mismo para vivir.
En la palabra de Dios vemos como el pueblo de Israel salio de Egipto para entrar a la Tierra Prometida pero también observamos como se encontraron cara a cara con el desierto.
El pueblo de Israel en vez de cruzar el desierto para entrar a poseer la tierra prometida, comenzó a mirar su pasado, es decir, la esclavitud, la falta de comida, la violencia, etc.,  y lo peor de ello, es que este les empieza a gustar mas de lo que podían llegar a conquista, comienzan a romantizarse con el pasado.


El  duelo puede durar días, semanas, meses, años y toda una vida. Es un proceso natural por el que pasa todo ser humano pero es necesario ponerle límites.


Al duelo lo podemos definir como una lucha entre dos partes que se da en el alma. Una de esas partes es la que acepta la perdida y la otra es la que no lo hace.


El duelo puede ser por la perdida de amigos, de familiares, de relaciones, de trabajos, etc.
¡Eres parte de una generación que Dios va a preparar para pasar por cualquier duelo, desierto y de manera rápida! Es el tiempo de que logres lo que sueñas.


Para hacerlo necesitas pasar por un verdadero proceso. Debes tener una mentalidad de avance, conquista y también de discípulo/a.
Existen tres tipos de duelos por los que puedes llegar a pasar:
1.     “Duelo por muertes de relaciones”: son los sueños que solías tener con determinadas personas que, de repente, sucedió  algo que cambio ese anhelo que tenías. Es necesario que dejes que Dios sane aquellas relaciones que te lastimaron. Recuerda que un pasado sanado por Dios es un puente glorioso hacia tu futuro de victoria.
No vuelvas al pasado porque corres el riesgo de terminar siendo victima de el…ponle fin a tu duelo y encamínate a lo que Dios tiene preparado para tu vida.
2.     “Duelo por muerte de seres queridos”: aquellos seres queridos que se han muerto sin duda, han dejado un vació en tu  vida y es lo mas lógico y normal pero debes entender y acostumbrarte  a que ese vació va a permanecer. Tu fe en Dios es la que te ayudara a continuar y a no desfallecer porque El renueva tus fuerzas como las de las águilas.
Tienes que aceptar todo lo que viene porque, sin duda, lo mejor esta por venir.
3. “Duelo por la muerte de sueños”: cuando tenías un sueño y el mismo no llego a concretarse, seguramente,  sentiste dolor por la muerte de ellos. Pero a pesar de ello, Dios quiere que sepas que El resucito  lo que estaba muerto y también lo hará con aquellos sueños que no se concretaron. Anímate a ser una soñador/a critico/a.
Principios que te ayudaran a salir del Duelo:
1. ¡Debes saber que otros tienen tu cosecha! Tal vez, por mucho tiempo has sembrado lo mejor de vos en personas que no eran las indicadas pero, a pesar de ello, debes seguir sembrando en los demás y sin duda, vas a cosechar lo que en algún momento sembraste.
2. ¡Todo tiene un final! Debes disfrutar del presente y entender que todo tiene un final y que eso es lo mas natural, aprende a naturalizar que todo tiene un final. El hecho de que todo tenga un final, quizás te hace pensar que lo bueno que puedas vivir se va a acabar y lo mas probable es que así sea pero no olvides que Dios siempre trae bendiciones aun mayores que la primera.
3. ¡Dios ha puesto en todos semillas para que soñemos! Con quien y en donde depende de nosotros, que tu mente sea una mente de éxitos, dispuesta a alcanzar todo lo que te propongas. Que tu límite sea el cielo. Con Dios todo te es posible.
4. ¡Eres un constructor de recuerdos! Día a día, momento a momento no dejes de construir recuerdos. Mira a todos aquellos que te rodean y crea los mejores recuerdos de ellos. De lo pequeño a lo más grande, de lo cotidiano a lo extraordinario, de todo crea recuerdos fructíferos que al momento de traerlos a tu mente te sean de bendición.
Procura que tu vida no sea como la de los Israelitas que les gusto mas romantizar con su pasado, en vez de animarse a tomar las promesas de Dios. No temas a lo nuevo porque Dios, siempre te traerá algo mejor de lo que puedes tener, El quiere derramar cada día mas de su presencia en tu vida y demostrar su poder a través de tu vida.
Disfruta de tu presente sin tener la necesidad de mirar atrás, el tiempo del desierto es cuestión del pasado para tu vida. Es hora que entres en la tierra prometida y conquistar todo aquello que anhelas. (MensajesAlentadores.com)


- Mensaje del pastor Leonardo Espinosa 
- Contacto: leonardoespinosa@pasionxlavida.com.ar 
Seguir en Facebook Iglesia: Pasión por la vida 



Seguidores

Seguinos en Facebook