La profunda oración de Jabes

Texto: 1 Crónicas 4: 9-10
Hoy vamos a hablar de una oración muy especial. Tan poderosa que cambió el destino, para siempre, de una persona. Este es el caso de Jabes. Su historia figura solamente en estos dos versículos de 1 Crónicas 4, sin embargo esta oración ha inspirado tanto a los autores, que se han vendido millones de ejemplares acerca de su fe.
Jabes oró de acuerdo a la voluntad de Dios, buscó la bendición y no se resignó al dolor. Esta oración capturó el corazón de Dios y fue completamente respondida. Para entender más acerca de esta historia, es necesario comenzar por el significado del nombre de Jabes. Al momento de dar a luz, su madre, a causa de tanto sufrimiento, decidió llamarlo “dolor”, “lamento”. Esto era muy común en el Antiguo Testamento. Donde los padres definían el destino de sus hijos a través del nombre.
Muchas veces tomamos decisiones en base a nuestras emociones. Que los sentimientos, tan pasajeros, no guíen tu fe, sino al revés. Jabes había sido marcado por el dolor. Sin embargo, no dejó que esto sellara su destino, sino que confió en el amor sobrenatural de Dios y clamó por un cambio en su vida.
Si Jabes, en el Antiguo Testamento, pudo ver que su historia cambiaba, ¿cuánto más nosotros que hoy tenemos a Jesús en nuestro corazón? No te resignes al lamento, busca a tu Señor que desea bendecirte sobreabundantemente!
La familia de Jabes, linaje sanguíneo de alabanza
El comienzo del capítulo 4 del Libro de 1 de Crónicas, habla de la familia de Judá. Esta tribu, cuando Israel se enfrentaba en alguna guerra, era la primera en ir a la batalla. Judá significa: “alabanza”. Es decir, para entrar a lo nuevo, para poseer la tierra, es necesario alabar primeramente a Dios. Es necesario llevar la adoración por delante para luego ver la victoria en cualquier situación que nos toque atravesar. Si anhelas salir del dolor y entrar a lo nuevo, en lugar de ver el error en otros y lamentarte, comienza adorando a tu Señor.
Dale gracias a Dios en todo tiempo, no mirando tan solo los problemas, sino lo que Él puede hacer con ellos. Dios tiene un plan eterno que ha diseñado para ti. Aunque a veces las batallas parezcan invencibles, comienza levantando tus brazos y alabando a tu Creador. Este es uno de los secretos de caminar con Dios.
Jabes puso la alabanza por delante y luego comenzó a orar y a buscar a Dios. Esto fue el resultado de un corazón completamente entregado al Señor y una incansable búsqueda por salir de su lamento.
Veamos entonces los 4 componentes de la oración de Jabes:
Bendición. Comenzó diciendo: “Si me dieras bendición”. Aquí Jabes no estaba pidiendo, sino que estaba clamando por un cambio en su vida y su destino. Esto nos motiva a levantarnos cada mañana anhelando por la bendición y provisión divina. Nos produce levantarnos del lamento constante e ir en pos de la búsqueda de nuestro Señor, quien es capaz de transformarnos completamente. Dios quiere bendecirte, solo tienes que desearlo con todo tu corazón y clamar por ello.
Territorio. Luego añadió: “y ensancharas mi territorio”. Jabes le dijo al Señor que extendiera lo que era él mismo y también lo que tenía. Él no estaba pidiendo demasiado, sino que estaba con expectativa anhelando la prolongación de sus límites naturales. Si buscamos lo mismo, experimentaremos la gloria de Dios manifestándose y, lo más importante, es que los demás notarán que hay algo muy especial por causa del Señor en nuestra vida.
La mano abierta. Luego continua diciendo: “Y si tu mano estuviera conmigo”. La mano, en esta porción del hebreo, significa “mano abierta”, haciendo alusión a una mano dispuesta a dar. No estamos sirviendo a un Dios avaro, que se guarda la bendición, sino absolutamente todo lo contrario. En la mano de Dios, hay provisión, hay libertad, hay unción y milagros! Clama y confía, para que aún en los problemas, la mano abierta de tu Padre Celestial te brinde su protección y provisión sobreabundante!
Protección. Finaliza la oración diciendo: “y me libraras del mal para que no me dañe”. Jabes quería dejar el pasado atrás. Estaba pidiéndole al Señor que lo librara del dolor que lo ataba desde su nacimiento. Anhelaba ser libre del pecado, del lamento, de lo que dañara su presente y futuro. De igual manera, debemos buscar ser libres del orgullo, del mal carácter, de la vanagloria, de la murmuración y de la religiosidad que tanto apaga el primer amor. Jabes quería limpiar su vida de todo lo que lo apartara de Dios. Y por eso clamó por su protección y ayuda, aún de él mismo y de lo que lo rodeaba.
Jabes no mató ningún gigante, ni venció solo en ninguna batalla; no era un músico experto ni un gran sacerdote. Solo dispuso completamente su corazón y clamó por un milagro en su vida. Entendió que la fuente de su bendición provenía solamente del amor de Dios. Y su oración fue contestada.
En lugar de rendirse a su destino, en lugar de culpar y odiar a quienes debieran haberle ayudado, en lugar de buscar salir adelante por su cuenta, él clamó con todo su ser a Dios por un cambio. Hoy es tu tiempo de buscar lo nuevo. Si alguien te ha marcado con las palabras o has sentido que tu vida está llena de dolor y lamento, es tiempo de clamar por un milagro. Es hora de levantar la mirada y alabar a Dios sabiendo que la bendición será derramada sobre ti!
Preguntas de reflexión:
Juntamente con la oración sincera, ¿qué es necesario hacer?
¿Te animas a orar como Jabes, completamente rendido ante Dios?
Claudio Freidzon

www.AvanzaPorMas.com | www.MensajesAlentadores.com

Devocionales Cristianos, Devocionales cristianos cortos, Mensajes cristianos de animo, reflexiones cristianas, reflexiones cristianas corta

4 comentarios:

Mary dijo...

Yo recibo esta oración como agradecimiento a mi creador y pidiendo mi libertad de mi vida para ser llena del Espíritu Santo y llegar hasta donde el me permita estar siempre en su gracia todos los días de mi vida y así como esta oración que se que hará un cambio radical en nuestras vidas gracias Amen

Anónimo dijo...

Que Dios le siga bendiciendo y lo continue iluminando

Noemi dijo...

Muchas bendiciones desde mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com
DONDE COMPARTO MI TESTIMONIO DE SANIDAD DE CANCER INVASIVO PARA LA GLORIA DE DIOS.

Anónimo dijo...

Gracias a DIOS .... Y ala persona que DIA con DIA , k x medio de Los mensajes de DIOS , no Los hace llegar.. K DIOS lo Bendiga..

Seguidores

Seguinos en Facebook