¿Hace Dios que pequemos?

Leer | Isaías 45.6-9

La lectura de ayer decía que Dios está en todo, desde los desastres naturales hasta los conflictos familiares. Nada toca la vida de un creyente a menos que Él lo permita. El Señor puede hacer que aun nuestras peores experiencias sean para bien (Ro 8.28).

Pero creer en la soberanía divina sobre todos los sucesos de la tierra implica una conexión entre el Dios santo y nuestro pecado. ¿Cómo se relacionan? Lea esto con cuidado: Dios no estimula al pecado ni induce a nadie a la tentación.

Él es santo, y por eso no puede estar en presencia del pecado. Es justo, por lo que exige el pago por las transgresiones. Y es amoroso y misericordioso, por lo que desea que todo el mundo lo conozca a Él y a su gracia salvadora. Tentar a las personas a pecar y luego condenarlas por su desobediencia, sería contrario a su carácter.

A veces, las personas señalan que Isaías 45.7 (Reina-Valera 1960) dice que Dios hizo la paz y creó la adversidad. Aunque me gusta el lenguaje poético de esa versión de la Biblia, en este caso particular, me gusta más la traducción de La Biblia de las Américas, que dice que Dios es quien causa bienestar y crea las calamidades. Aun antes de que tomemos una decisión equivocada, el Señor sabe cuáles serán las consecuencias. Y Él utiliza como un instrumento de enseñanza las circunstancias malas que tienen que ver con nuestro pecado.

Tenemos libre albedrío; el Señor permite que nos salgamos con nuestra voluntad y sigamos nuestros propios planes. Él sabe que el pecado revela la debilidad y la soberbia de la carne. Una vez que nos damos cuenta de nuestra fragilidad, Él nos enseña a morir al yo, y a confiar en el poder de Cristo (Gá 2.20).

1 comentario:

nicolas dijo...

Hola! Mi nombre es Nicolas.
Quería hacer un par de correcciones con todo el temor y temblor delante del Señor, y espero esto sea para edificacion y no para separación, con respecto a las enseñanzas aqui expuestas.-
Hay dos cosas que debemos de destacar bien como Hijos de Dios, para que, las personas que no conocen a Cristo, reconozcan la diferencia aunque esten lejos de volverse a Él.-
1-Primeramente el NACER EN PECADO, MUERTOS.....Efesios 2:1. Esto implica que nosotros no podemos tomar desiciones, porque no elegimos a Dios, lo odiamos desde el Pricipio, lo detestamos. Somos antes y despues de reconocer a Cristo como nuestro salvador, PECADORES esa es nuestra esencia y condicion.
Por eso el Libre albedrio ya no es parte de nosotros, si lo fue cuando todavia en el pricipio podiamos elegir, porque el pecado no moraba en nosotros.-
2-PERDONADOS Y VIDA ETERNA, solo por el sacrificio de Jesucristo en la Cruz y su resurreccion y SALVOS Mediante el arrepentimiento de nuestros Pecados. Luego empieza a morar el Espiritu Santo por el cual somos sellados y declarados hijos de de Dios Rom 8: 14-17.- no por Obras Efesios 2:8, solo por arrepentimiento.
Por eso JESUCRISTO deja bien en claro cuando dice. NO TODO EL QUE ME DICE SEÑOR, SEÑOR ENTRARÁ AL REINO DE LOS CIELOS, Mateo 7: 21-23.
No todos son Hijos de Dios, pero dicen conocer a DIOS, y siguen viviendo en suciedad, nunca existio un arrepentimiento verdadero.-
Todo lo demas comparto, solo esto, no poseemos, ya dejo de existir el Libre albedrio, es DIOS quien nos escoje. Efesios 1:3-5.
Agradezcamos al Señor que tiene misericordia y que todavia vivimos en tiempo de Gracia. Alabado sea su nombre por siempre Amén.

Seguidores