CONQUISTA VIENE POR LO QUE DIOS TE PIDE Y NO POR QUE TU LE OFRECES


La Biblia nos cuenta acerca de un periodo de siete años donde Israel vivió subyugado por los madianitas y amalecitas, todo lo que ellos llegaban a producir durante el año era robado sistemáticamente por estos pueblos. A tal punto llego esta situación que los israelitas tuvieron que irse a vivir a cuevas para resguardarse de sus enemigos y cada vez se empobrecían mas. Por esta causa clamaron a Dios pidiendo que le levante un libertador.


Gedeón fue ese libertador que el pueblo de Israel le había pedido a Jehová, pero Dios tuvo que tratar con el antes de entregarle la conquista de la libertad de su pueblo, de la misma manera que lo hace hoy en día El Señor con nosotros.


Gedeón tuvo que cambiar en su vida ciertas cosas:

Tenía conceptos equivocados: “Jehová nos ha desamparado”, Dios nunca los había desamparado lo que el pueblo de Israel estaba viviendo era por consecuencia de su desobediencia e infidelidad.

Tenía sentimientos de inferioridad: “mi familia es pobre en Manases y yo el menor”, Dios no estaba mirando los recursos de Gedeón sino lo que El podía hacer a través de su vida.

Tenía que aprender a oír: “no te envió yo dice Jehová “El mismo Dios era el que lo estaba mandando a levantarse contra sus enemigos y sin embargo el dudaba.

Gedeón comenzó a transitar su transición hacia el propósito de Dios para su vida y le presento a Jehová un sacrificio de un cabrito y harina. Dios recibió su sacrificio, pero después le dijo lo que verdaderamente él quería era un sacrificio mayor, el cabrito estaba bien, pero tener la bendición para salir a la batalla contra los madianitas, El le pedía el toro más importante de los que tenía su padre.
El cabrito era para tener una señal, pero el toro era para destruir al enemigo y conquistar un territorio. El cabrito era lo que Gedeón le daba pero el toro era lo que Dios le pedía.

Gedeón primero fue probado, luego aprobado y por último fue enviado a recobrar lo que el enemigo les había sacado por tanto tiempo.

Si quieres conquistar tendrás que darle lo que El te está pidiendo y no lo que tú le estas ofreciendo.

HASTA LA PROXIMA VICTORIA!!!
Raúl G. Cuadro

Seguidores

Seguinos en Facebook